Cinco pasos para decorar un piso de alquiler | Inmogestión

Aug. 16, 2022 Daniel Díaz



Cinco pasos para decorar un piso de alquiler (y alquilarlo en tiempo récord).


La manera en la que está decorada una casa puede influir mucho a la hora de alquilarla: un piso estropeado, con muebles viejos o la pintura en mal estado no es atractivo para personas cuidadosas que quieran sentirse en la vivienda de alquiler igual de cómodos que estarían en una propia.

Si la casa está descuidada, puede atraer a personas que busquen una estancia temporal y la vida en casa no sea su prioridad, por lo que no pondrán en el mantenimiento del piso el mimo que pondrían otros inquilinos.

Además, una vivienda bien decorada conseguirá alquilarse mucho más rápida que otra en la que no se haya puesto el más mínimo mimo en su decoración.

Nuestra recomendación: que sigas estos consejos y vayas preparando las llaves y el contrato.


La manera en la que está decorada una casa puede influir mucho a la hora de alquilarla.




Lo primero: definir qué tipo de inquilino buscas.

No es lo mismo decorar un piso para estudiantes que una vivienda destinada al uso por parte de una familia o pareja. En el primer caso es recomendable recurrir a productos funcionales y ser práctic@s al máximo.

Si la vivienda va a ser para alquiler vacacional hay que tener en cuenta que esta va a ser utilizada por personas con diferentes estilos de vida y los gustos más diversos, con lo cual es esencial mantener un tono neutral en la decoración.





Opta por colores neutros.

Los pisos y casas para alquilar es mejor que estén pintados y decorados con colores neutros y claros. Estas tonalidades crean la ilusión de que el espacio es más grande y lograrán que los posibles futuros inquilinos no sientan rechazo hacia una paleta de colores fuerte.

No es imprescindible que la pintura sea blanca, pero los colores claros te darán un extra de luminosidad.





Menos es más.

A la hora de amueblar un piso de alquiler debe primar la practicidad. Esto no está reñido con el estilo y la decoración. Se trata de comprar las piezas básicas de cada uno de los ambientes para que la casa se vea acogedora pero no recargada.

Nuestra recomendación es que optes por muebles que te puedas llevar a otra casa en un futuro, piezas sencillas que encajen. Si además son low cost -pero no lo parecen-, ¡mejor!





¡Recicla y vencerás!

¿Quién dice que tengas que comprar todo nuevo para tu piso de alquiler? Nada más lejos, muchas de las casas que se ponen en alquiler están llenas de muebles antiguos mezclados con la decoración nueva.

Si se integran con buen gusto, pueden incluso suponer un valor añadido y te ahorrarás la compra de algunas piezas.

Puedes utilizar un mueble antiguo que esté en buen estado o darle alas a tu creatividad y pintarlo o decorarlo como prefieras.





Crea hogar añadiendo algunos detalles clave.

Coloca unos cuantos cojines, una alfombra, plantas (mejor artificiales), algunos marcos sencillos con láminas… ¡y haz la cama con una bonita cubierta!

Aunque esos elementos no los vayas a dejar en el piso, dará mucha mejor impresión si cuando lo vean por primera vez está presentable. Con especificarles que esas piezas no se quedarán en la vivienda será suficiente.

Si quieres saber más no te pierdas nuestras publicaciones en Instagram y Linkedin.